THE DRUMS, 16 NOVIEMBRE @SALA RAZZMATAZZ

26 Nov

El pasado miércoles tuvo lugar uno de los platos Fuertes de este 11º Aniversario de nuestro querido Razzmatazz y allí estuvimos, en primera fila, para contaros con detalle el espectáculo de Johnny y los suyos.
The Drums salieron al escenario y sorprendieron mucho a aquellos quienes les habíamos visto con anterioridad: ya no se trataba de un trío, esta vez eran cinco chavales con pitillos, camisas de cuadros y actitud gamberra; la marcha de su anterior guitarrista obligó al grupo a hacer un reajuste de músicos y hay que admitir que con la incorporación del virtuoso Myles Matheny han salido ganando.

El concierto empezó con una calidad de sonido excelente y un público entregadísimo; sonaron temazos de su primer EP ”Summertime” y no había quien se resistiera a cantar y botar con ”My Best Friend”, ”I Need Fun in My Life”, ”Forever and Ever Amen” o ”It Will All End in Tears”. Pero la cosa cambió cuando empezaron a tocar temas de su último trabajo, ”Portamento” ( el cual estaban presentando, por cierto); hubo una especie de sentimiento colectivo de bajón en la sala, no se sabe si por el notable declive de calidad de sonido o porque la gente no se sabía las canciones; el tema es que fue a tal nivel que incluso Johnny tuvo que intervenir y preguntar al público si les parecía bien que siguieran tocando algunos temas más de Portamento; por supuesto la respuesta fue un ”Yeeees” histérico; Nadie entendió una palabra. De hecho, una de las anécdotas de la noche fue cuando Johnny explicó que ”My Best Friend” es una canción basada en la trágica historia de la muerte de su mejor amigo, en un tono muy melancólico que aguardaba un silencio de complicidad; la gente volvió a gritar ”Yeeees” y aplaudir felices, seguido de una Poker Face de los miembros del grupo, que no sabían cómo interpretar semejante reacción.

La noche volvió a resplandecer al sonar un aceleradísimo ”Money” que el público bailó y coreó desenfadado ; el ritmo ya no paró hasta el final, ese final insospechado (véase ironía): No tocaron ”Let’s Go Surfing” ni en los Bises;
La decepción invadía la sala y el público se miraba desconcertado cuando encendieron las luces: The Drums se ganaron unos cuantos abucheos; Merecidos o no, creo que esa noche los de Brooklyn demostraron que son mucho más que flor de un día con su directo contundente, fresco y tratando de convencer al público a través de unas letras en cierta manera más profundas y de sonido más melancólico.

Si tengo que algo despuntar algo de la noche, personalmente me quedo con los bailoteos de Johnny: épico.

Una crónica de Alexia Taulé

Agradecimientos: http://www.patatabrava.com/login#/

Foto: María Masó

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: